Durante la primera semana del confinamiento oímos un programa de radio y leímos un artículo de prensa que contaba cómo grupos con impresoras 3D habían empezado a organizarse para hacer viseras de protección para servicios sanitarios y ayudar así en la lucha contra la expansión del Coronavirus. Investigamos un poco más sobre este tema y hablamos con uno de nuestros técnicos, aficionado a la impresión 3D, para comprobar que era posible realizar estos equipos.

Llamamos también a amigos que trabajan en UCI, que nos contaron la terrible situación a la que se enfrentaban día a día y la urgente necesidad de obtener material de este tipo. Decidimos rápidamente que podíamos utilizar los recursos productivos de nuestra empresa y apelar a familiares, amigos y colaboradores para juntos contribuir en esta lucha. Con la donación de todos los involucrados, compramos 15 impresoras 3D, hilo de plástico, repuestos, pantallas de PVC y nos pusimos manos a la obra…

A raíz de este primer proyecto, surgió otra necesidad y otra solución. El Hospital de Getafe nos informó que sufrían de falta de batas, pero que podían disponer de tela para coser. Haciendo uso de contactos y nuestra experiencia logística, encontramos varios grupos de costura, esparcidos por Madrid, Guadalajara y Toledo, dispuestos a coser desinteresadamente esas prendas tan necesitadas; con todo a favor, decidimos organizar esas tareas para encajar las piezas del puzzle, planificar la recogida de materias primas y coordinar la confección de batas para ese hospital.

Este blog es un diario del proyecto...